“No es una intervención de unos padres para sus hijos sino la obra de una sociedad para el futuro.”

El centro actual, cedido por el Ayuntamiento de Madrid, ocupa un edificio de 1950 perteneciente a una colonia de casas bajas. Se ubica junto a las antiguas instalaciones militares de Campamento cercanas a la autovía de Extremadura.

El centro actual, cedido por el Ayuntamiento de Madrid, ocupa un edificio de 1950 perteneciente a una colonia de casas bajas. Se ubica junto a las antiguas instalaciones militares de Campamento cercanas a la autovía de Extremadura.
Rehabilitado en 1995, presenta unas condiciones inadecuadas como colegio y residencia para niños con parálisis cerebral. Con una demanda de plazas creciente y tratándose de la única residencia especializada de la Comunidad de Madrid, era necesaria una ampliación que cumpliera con las condiciones óptimas para su atención y que resolviera las siguientes carencias:
- Falta de espacio: hasta 4 niños por dormitorio.
- Comunicación entre edificios deficiente: realizada a través del exterior, lo que hacía que los niños se expusieran a grandes contrastes de temperatura.
- Existencia de una única sala polivalente donde realizar todas las actividades que no cumplía con las funciones requeridas.
- Vías de evacuación y sistemas de emergencia insuficientes: cuando el ascensor se estropeaba no se puede acceder a los dormitorios.

Patrocinado por la fundación Esther Koplowitz y edificado por  la contructora  Fcc se ha podido dar respuesta a las necesidades apremiantes de niños y padres que ven en este centro un sueño hecho realidad. EL DESPERTAR es  un proyecto ambicioso, a largo plazo, que consta de tres fases (la primera ya ejecutada)

FASE 1: DORMITORIOS Y SALAS POLIVALENTES


Propone la ampliación del edificio existente mediante un nuevo ala de habitaciones y salas polivalentes adosada a la fachada sudeste. De esta manera, se mejoran notablemente las condiciones anteriores de habitabilidad e higiene.
La ampliación consta de una superficie de 2.350 m2 repartida en 3 plantas. En planta baja se crea una caja de vidrio como espacio polivalente de estimulación mientras se elevan las habitaciones de los niños en pequeñas casitas para que los niños puedan ver y ser vistos. De esta manera se pretende que el edificio tenga presencia en el entorno, volviéndose reconocible. Se plantea un nuevo acceso principal desde la calle Adonis que canaliza las visitas hacia la entrada del edificio de la ampliación, relegando el acceso actual por la calle Gordolobo a entrada de servicio para personal y aparcamiento. La construcción agota la edificabilidad actual de la parcela, dejando el paso libre necesario para acceso de bomberos por el borde este de la parcela. Se han realizado las obras sin interrumpir el normal funcionamiento de la actividad del centro. Hasta la última fase de la obra no se conectaron ambos edificios, haciéndose por el final del corredor que atraviesa longitudinalmente el edificio antiguo, minimizando las molestias.

CASITAS DE COLORES
La propuesta ofrece una imagen optimista y alegre en su conjunto: un hogar que alberga la esperanza de mejorar. Por un lado se consigue integrar el proyecto adaptando su escala al barrio de casitas bajas que lo rodea y por otro se confiere una personalidad propia a cada dormitorio con una gama cromática que logra unidad y diferenciación a la vez. En planta baja, un frente continuo de vidrio crea un zócalo ligero abierto al paisaje. Sobre éste se elevan las habitaciones de colores, más privadas y tranquilas, consiguiendo un nuevo horizonte construido con un gran ventanal corrido, desde donde los usuarios podrán contemplar el exterior incluso sentados.

SÓTANO
Bajo rasante se ubican las instalaciones, el almacén, la lavandería, los vestuarios y la administración. Ésta última se abre a través de un gran ventanal a un patio inglés ajardinado que ilumina de forma natural este espacio, creando un ambiente confortable y recogido.

SALAS MULTIUSOS
Se ha construido una planta baja con varias áreas destinadas a salas multiusos que suman una superficie de 400 m2 con una altura libre de 3,5 m con orientación sudeste que proporciona luz natural en todas las estancias y se vuelca hacia el jardín.
El acceso se realiza a través de un cubo de vidrio y hormigón que da paso a un lugar de encuentro para visitas. Igualmente se dispone de una sala separada del resto de la planta en una zona más tranquila dedicada a cuidados intensivos.

DORMITORIOS
La planta destinada a residencia cuenta con 500 m2 donde se crean 10 nuevas dormitorios de 20 m2 para 2 niños con todas las exigencias de climatización y atención.
Una única ventana panorámica de 4m de largo que proporciona luz natural y enmarca el paisaje. Está compuesta por un doble vidrio con control solar que evita pérdidas de calor en invierno y ganancias en verano.
La climatización se resuelve mediante conductos de aire acondicionado y suelo radiante. Los suelos son de PVC de gran resistencia y durabilidad mientras que las paredes llevan un revestimiento vinílico para facilitan la limpieza y mantenimiento.
La iluminación artificial es indirecta, evitando deslumbramientos y creando una atmósfera más agradable para los pacientes. Los dormitorios poseen una altura máxima de 3,7 m para una mayor amplitud así como anchos de puerta que facilitan el paso de camillas y sillas de ruedas. Están provistas de amplios corredores de acceso para una mejor movilidad.

CUBIERTA
Sobre las habitaciones, una cubierta vegetal de 200 m2 que actúa como aislante térmico y acústico, reduciendo la demanda energética del edificio a la vez que purifica el aire. De esta manera se recupera el espacio de jardín que ocupa ahora el nuevo edificio.